© 2015 by Gabo Runner. Derechos Reservados

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
Contacto: justrun.arg@gmail.com - +54 9 351 6886612 - Córdoba - Argentina

Toda locura tiene un comienzo...

February 6, 2015

 

Todos alguna vez hemos visto una película que nos ha gustado tanto que apenas salimos del cine le escribimos a nuestros amigos para recomendársela, o hemos probado una comida o leído un libro que nos gustaría que todo el mundo conozca y experimente lo mismo que nosotros. En mi caso particular, recuerdo mis años en el Grupo Misionero cuando volvíamos del Sur: no había persona a la que no le contara lo hermosa que había sido esa experiencia, ni amigo al que no invitara a participar de la misión al año siguiente. Y lo más lindo es que aquellos que "se prendían" llegaban a vivir y disfrutar de la Misión tal como yo les había contado.

 

Todo esto volvió a suceder hace un año cuando el Running llegó a mi vida totalmente de casualidad. Y me gustaría compartir con ustedes como fue este comienzo (aunque no parezca, esta es la versión breve):

 

Era enero de 2014 y yo estaba de vacaciones con Eve (mi esposa) y mis padres en Brasil. Era la primera vez que visitaba ese país en mis 28 años y estaba encantado de sus playas, su clima, la tranquilidad y familiaridad de Bombinhas, pero no entendía nada de Portugués. Por ese motivo no veía mucha tele y me dediqué a leer un libro que había llevado ("Basta de Historias", de Andrés Oppenheimer). A mi sorpresa, porque nunca he sido de leer mucho, termine ese libro en 10 días. ¡Todo un récord! Pero también un "problema" porque no había llevado otro libro y la verdad que le había agarrado el gustito a la lectura. Les reitero que estaba en Brasil, sin Internet, sin televisión (sin entender el idioma en realidad), y Bombinhas es como Villa General Belgrano (pero con hermosas playas y mar) en el hecho de que no tiene mucha actividad nocturna (y ni que yo fuera de salir mucho).

 

La cuestión es que en una tarde de lluvia, en la que nos quedamos en casa, le pregunte a mi papá que libros había traído para leer y me dio dos opciones: uno del Papa Francisco, que por más interesante que me lo pintaba tenía como ¡1.000 páginas! (y no era tiempo de seguir batiendo récords) y otro de "un periodista que arrancó a correr a los 40 años y cuenta su experiencia" me dijo mi papá. Este ultimo parecía más accesible en la cantidad de páginas así que agarre ese como para pasar la tarde. El libro se llamaba "Correr para vivir, vivir para correr" de Santiago García. Comencé a leerlo y a las pocas páginas sentí que la pasión con la que el autor describía su experiencia en el Running, y como este le había cambiado la vida, era la misma que yo sentía en mis años de misionero. Por un lado, a medida que avanzaba en la lectura, iba describiendo un nuevo mundo que desconocía totalmente pero por el otro comprendía perfectamente los sentimientos y sensaciones que transmitía García en sus líneas. Y si bien no buscaba un nuevo "récord", no pude dejar el libro hasta terminarlo de leer ¡en menos de 24 horas!

 

Aunque en esta oportunidad, luego de terminar de leer el libro, me había quedado una sensación diferente. Quería experimentar lo que al autor le causaba tanta satisfacción y que estaba tan solo a un "par de zapatillas" de distancia. Así que, faltando solo cuatro días para terminar las vacaciones, me propuse salir a trotar al día siguiente. Aclaremos que para ese entonces fumaba una etiqueta de cigarrillos por día, pesaba 132 kg. y no practicaba deporte desde las clases de educación física de la secundaria. A la mañana siguiente (19/01/2014) el despertador sonó a las 7:50. Todos dormían. Con muchísimo esfuerzo y el apoyo de Eve (que luego siguió durmiendo) logré salir de la cama, pero eso no era todo. Tome un café con leche y empecé a dudar si iba a salir a trotar o no. Dudé tanto que hasta me prendí un cigarrillo para analizarlo (¡así como lo leen!) y estando a punto de volver a la cama me dije a mi mismo: "vos salí, si trotas bien y sino al menos caminas un rato por la playa que debe estar hermosa a esta hora". Y con ese mantra me puse las zapatillas y me fui antes de que "pachorra" me encontrara de nuevo. Caminé unas cuadras hasta la punta de la playa y una vez allí encendí el Nike Running para registrar mi primera salida. Si bien caminé los primeros metros para calentar no quería dejar ni un centímetro fuera del registro de la app. Y comencé a trotar... creo que fueron los 800 metros más largos de mi vida. Llegué a la otra punta de la playa (elegí la más corta para arrancar) y creí que se me iban a salir los pulmones. No recordaba nunca haberme sentido tan agotado. Y volví caminando sin parar el Nike Running para registrar hasta el último paso. Llegué a casa un poco más recuperado, me duche, y casi sin darme cuenta empecé a planear la salida del día siguiente. Quería volver a salir y trotar todo para llegar a completar el kilómetro sin parar. Y así lo hice. A la mañana siguiente volví a salir, ya sin tanto miedo, y con muchísimo esfuerzo conseguí hacer mi primer kilómetro en 7:18 min. Estaba feliz. Empece a compartir mis sensaciones con Eve y mis papás, y  a planificar que cuando volviera a Córdoba iba a seguir entrenando. Y así fue como termine mis primeras vacaciones en Brasil y comenzó lo que sería uno de los mejores años de mi vida...

 

Los que ya me conocen saben que puedo contar esta historia con mas detalles todavía, pero no es mi idea agotarlos en el primer post.

 

Para ir terminando, quiero agradecer a todas aquellas personas que siempre me apoyaron desde que arranqué con esta locura: a Eve (mi fan N° 1 y futura compañera runner), mis padres, mis hermanos, la familia entera, mis amigos de toda la vida, los nuevos amigos que hice en este año corriendo, aquellos corredores con los que sin conocernos nos saludamos en cada carrera y compartimos algunas palabras, y no puedo dejar de agradecer especialmente a Santiago García porque si él no hubiera escrito su primer libro de la manera que lo hizo yo no hubiera descubierto nunca este maravilloso mundo runner.

 

Hasta la próxima...

 

 

 

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now